Arquitectura Japonesa (Introducción)

( 4 Votes )

El legendario Miyamoto Musashi nos habla a través de su obra Gorin-no-Sho ( El libro de los cinco anillos) en el primer manuscrito de la tierra (Chi) acerca de la importancia de desarrollar y cultivar las cualidades y virtudes que como guerrero se deberían integrar al Budo como camino (DO) mediante la observación de los oficios más importantes que imperaban en el Japón del siglo XVII. Dichos oficios eran de vital importancia para vida social, política y económica, pues de ellos se origina una estabilidad que consecuentemente le da estructura y sentido a otras actividades que se entretejen creando un vínculo virtuoso entre ellas. El camino de el Campesino era para el tipo de hombre que sabía leer el tiempo y las estaciones; es decir, comprender las intensiones. De el Comerciante admiraba la sabiduría de la administración de los recursos y de cómo sacar provecho. El camino de el Guerrero que formaba parte de la milicia o pertenecía a alguna casta lo consideraba de vital importancia tanto en tiempos de guerra como en tiempos de paz cuya virtud radica el empleo del Budo para desarrollar estrategias de combate gracias al desarrollo de su destreza, y finalmente estaba el camino del el Artesano que para Mussashi poseía la destreza para crear elementos útiles creativos dentro de los cuales consideraba al Carpintero como ejemplo de artesanoque sería el equivalente moderno del Arquitecto o del Diseñador industrial.

Para Musashi el carpintero constituye un gran ejemplo de virtud dentro del Budo, pues en su tiempo se requería ser muy diestro y hábil en el manejo de herramientas y   materiales cuya selección constituía la base de una buena edificación. No solo centraba su virtud en planificar , diseñar y construir un proyecto arquitectónico sin dejar de imprimir sus sentimientos , si no que como Kanon tenía que conocer las virtudes de los obreros y artesanos constructores para dirigirlos con sabiduría, conocer los distintos terrenos, climas y también comprender los usos y costumbres de los habitantes para optimizar y adaptar los recursos disponibles para llevar a cabo sendos proyectos.

En Japón la madera que proviene de el roble, el arce o el cedro se les considera un recurso noble pues constituye la materia prima de todas las construcciones ancestrales como los palacios imperiales, los templos budistas, los santuarios, puentes, puertos, embarcaciones, casas e insumos y objetos de uso cotidiano. La cualidad para reconocer la madera según su función utilitaria está determinada por el tipo de veta que guardaba la madera y que constituía el criterio de calidad que determinaría el tipo de estructura con el cual se edificaría, por ejemplo si la pieza de madera era recta y sin nudos a la vista era razonable que se emplearía en las estructuras más importantes como elementos portantes (trabes, arcadas, vigas, viguetas) y elementos de carga(pilares o columnas) , como el propio Musashi refiere estos pasan a ocupar la parte exterior, mientras que la madera que cuenta con algunos nudos pasan a formar parte de la parte interior como elementos secundarios de la estructura, no hay desperdicio pues la madera de tercera se emplearía para fabricar andamios y escaleras para construir de acuerdo al tipo de inmueble.

En esta primera entrega deseamos enlazar los aspectos y las influencias del Budo en la Arquitectura japonesa como un “camino”(Do) o vía de conocimiento, sin embargo la verdadera comprensión al final de los caminos se encuentra en el “jutsu” o arte que se lleva a cabo a un nivel desposeído de todo ego.

“El camino verdadero no puede alcanzarse simplemente mediante el dominio del manejo del sable. Conociendo los aspectos más pequeños hasta los más grandes, uno va de lo superficial a lo profundo. Porque un camino recto nivela el contorno de la tierra, por eso llamo al primer capítulo el Manuscrito de la Tierra.”

Miyamoto Musashi (Gorin-no-Sho)