La Esencia del ninjutsu, por Toshitsugu Takamatsu

( 4 Votes )

En su obra Ninjutsu History and Tradition, Hatsumi sensei cita un ensayo de Takamatsu sensei sobre el verdadero ninjutsu. Esta visión sobre la esencia del arte ninja, quedó recogida en un rollo de pergamino escrito a mano por Takamatsu.

"La esencia de todas las artes marciales y estrategias militares es la auto protección y la prevención del peligro. Ninjutsu encarna el más completo concepto de la auto protección a través del entrenamiento marcial en tanto que el arte ninja se ocupa de la protección, no solo del cuerpo físico, si no de la mente y el espíritu también. La vía del ninja es la vía de la resistencia, del la supervivencia y de la permanencia por encima de todo aquello que podría destruirnos.

Más que meras coreografías y cortes, su significado es más profundo que el simple hecho de dejar fuera de combate a un enemigo; ninjutsu es la vía de consecución de aquello que necesitamos para hacer del mundo un lugar mejor. El talento del ninja es el arte de ganar.

"En el estudio inicial de cualquier arte marcial de combate es crucial la motivación correcta . Sin la actitud mental correcta, la exposición continua a las técnicas de lucha puede conducir a la ruina en lugar de al auto desarrollo.

Sin embargo, este hecho no es diferente en cualquier otra práctica benéfica en la vida llevada a sus extremos. La ciencia médica esta dedicada al mejoramiento de la salud y aminorar el sufrimiento, aun así el abuso de los medicamentos y la exaltación de la capacidad del médico puede conducir a la gente a un estado en que la salud del individuo ya no está más en su control. Una dieta nutritiva bien balanceada sirve para mantener a una persona viva, vital y sana, pero es de gravedad comer en exceso, beber en exceso o ingerir demasiados químicos es el camino seguro para envenenar al organismo.

Los gobiernos son establecidos para vigilar la convivencia armoniosa de todas las partes de la sociedad, pero cuando los dirigentes se tornan codiciosos, hambrientos de poder o faltos de sabiduría , la nación es sujeta a guerras innecesarias, guerras civiles, desorden o caos civil y económico. Una religión cuando esta basada en la fe desarrollada a través de la experiencia, una mentalidad abierta y amplia, y un abanderamiento de búsqueda imparcial del entendimiento universal, inspira y conforta a la gente.

Una vez que una religión pierde su enfoque original, sin embargo, se convierte en un objeto mortífero para engañar, controlar y tasar a la gente, a través de la manipulación de sus creencias y miedos. Lo mismo ocurre con las artes marciales.

Las habilidades de auto - protección, que deberían proporcionar un sentimiento de paz interior y seguridad al artista marcial, con mucha frecuencia se desarrollan sin un balance en la personalidad y conducen al practicante menos desarrollado a la deformación, al reino de incesante conflicto y competencia que eventualmente lo consume.

Si un experto en las artes de combate persigue sinceramente la esencia del ninjutsu, libre de la influencia de los deseos del ego, el estudiante vendrá a concretar progresivamente el secreto último para volverse invencible - el logro de la 'mente y ojos de dios'. El combatiente que ganará debe estar en armonía con el esquema del todo, y debe ser guiado por un conocimiento intuitivo de el jugar fuera de destino.

De conformidad a la providencia del cielo y la justicia imparcial de la naturaleza y siguiendo un corazón puro y claro; lleno de confianza en lo inevitable, el ninja captura la intuición que lo guiará con éxito en la batalla cuando deba conquistarse y aconsejarse a sí mismo, protegiéndose de hostilidad cuando deba aceptar. El vasto universo, hermoso en su fría totalidad impersonal, contiene todo aquello que llamamos bueno y malo, todas las respuestas a todas las paradojas que vemos a nuestro al rededor.

Al abrir sus ojos y su mente, el ninja puede seguir responsablemente las sutiles estaciones y razones del cielo, cambiando justo cuando el cambio es necesario, siempre adaptándose, hasta que al final no hay tal cosa como la sorpresa para el ninja."

Traducción libre por Lorena Stevens Someillán